Apóyanos con tu Ofrenda

Si deseas colaborar con nosotros, y apoyar con las obras propias de la Parroquia, puedes hacernos llegar tu ofrenda.

Te lo agradeceremos de antemano, y que Dios te lo compense.

Cuenta Bancaria Banorte

 

También puedes apoyarnos con una ofrenda a través de Paypal en el siguiente botón.

Hacer una ofrenda con Paypal
Eucaristías Dominicales

Sigue la Eucaristía Dominical completa.

Lee y comparte las moniciones, antífonas, lecturas, homilías y oraciones de cada domingo y/o fiesta de guardar

Ir a las Eucaristías
Vocaciones Franciscanas

¡El Señor te llama, escucha su voz!

Conoce a las Hermanas Franciscanas de San José y su acción en el mundo.

hermanasfranciscanasdesanjose.com
Saber más

Homilía Dominical

Un cristianismo de seguimiento

26 de junio de 2022
Domingo XIII del Tiempo Ordinario
Ciclo C

En tiempos de crisis es grande la tentación de buscar seguridad, volver a posiciones fáciles y llamar de nuevo a las puertas de una religión que nos «proteja» de tanto problema y conflicto.

Hemos de revisar nuestro cristianismo para ver si en la Iglesia actual vivimos motivados por la pasión de seguir a Jesús o andamos buscando «seguridad religiosa». Según el conocido teólogo alemán Johann Baptist Metz, este es el desafío más grave al que nos enfrentamos los cristianos en Europa: decidirnos entre una «religión burguesa» o un «cristianismo de seguimiento».

Seguir a Jesús no significa huir hacia un pasado ya muerto, sino tratar de vivir hoy con el espíritu que le animó a él. Como ha dicho alguien con ingenio, se trata de vivir hoy «con el aire de Jesús» y no «al viento que más sopla».

Este seguimiento no consiste en buscar novedades ni en promover grupos de selectos, sino en hacer de Jesús el eje único de nuestras comunidades, poniéndonos decididamente al servicio de lo que él llamaba reino de Dios.

Por eso, seguir a Jesús implica casi siempre caminar «a contracorriente», en actitud de rebeldía frente a costumbres, modas o corrientes de opinión que no concuerdan con el espíritu del Evangelio.

Y esto exige no solo no dejarnos domesticar por una sociedad superficial y consumista, sino incluso contradecir a los propios amigos y familiares cuando nos invitan a seguir caminos contrarios al Evangelio.

Por eso, seguir a Jesús exige estar dispuestos a la conflictividad y a la cruz. Estar dispuestos a compartir su suerte. Aceptar el riesgo de una vida crucificada como la suya, sabiendo que nos espera resurrección. ¿No seremos capaces de escuchar hoy la llamada siempre viva de Jesús a seguirlo?

 

Pbro. Jose Antonio Pagola

 

 

Apoya a la Arquidiócesis con tu diezmo En estos tiempos, ayudemos a la Arquidiócesis en sus compromisos pastorales
Sé generoso con los demás Apoya a quien lo necesita. La Arquidiócesis apoya a diversas instituciones, y con tu diezmo podrá continuar con su labor.
La cita de la semana: "Su madre les dijo:<br>Hagan todo lo que Él les diga." (Jn 2, 5)

La cita de la semana

"Su madre les dijo:
Hagan todo lo que Él les diga." (Jn 2, 5)

Santa Ester

Fiesta: 01 de julio

Vida

Santa Ester nació alrededor del 492 AC como Hadasá. Era la hija de Abijáil, de la tribu de Benjamín. Se cree que ella adoptó el nombre persa Ester cuando entró en el harén de Asuero ella aún era una niña.

De acuerdo con la tradición, cuando los padres de Santa Ester murieron, fue adoptada por el hermano de su padre, Mardoqueo, quien más tarde se convirtió en un cortesano del rey persa Asuero. Mardoqueo la crio como su hija, y se convirtieron en residentes de la ciudadela de Susa, que era antiguamente la capital de Elam.

Tanto Santa Ester como los descendientes de Mardoqueo se encontraban entre las tribus judías de Judá y de Benjamín que habían sido conquistados por los babilonios gobernado por el rey Nabucodonosor.

Después de que el imperio babilónico se vio conquistada por los persas bajo Ciro el Grande, a las tribus exiliadas se les permitieron regresar a Jerusalén. Pero los descendientes de Ester estaban entre los que decidieron quedarse en su tierra de exilio.

Reina de Persia

... Seguir leyendo

San Aarón

Fiesta: 01 de julio

Vida

Año 1471 antes de Cristo. Moisés tuvo la inmensa dicha de que su hermano Aarón le acompañara a lo largo y ancho del difícil desierto camino de la Tierra de Promisión.

Fue siempre su apoyo en los momentos cruciales, como por ejemplo, en el monte Horeb o Sinaí en el que Dios entregó al pueblo las tablas de la Ley.

Pertenecía a la tribu de Leví. Fue el abuelo que supo dar poco a poco a la Alianza sus propios ritos. A su muerte, lo enterraron en la cima del monte Hor. A pesar de sus deseos de entrar en la Tierra Prometida, no lo pudo ver, igual que le pasó a su hermano Moisés.

Vino al mundo en los tiempos remotos en los cuales el pueblo egipcio dominaba completamente a Israel. Al contrario que su hermano, que hablaba mal, él poseía el don de la elocuencia.

De hecho, en muchas ocasiones tuvo que hablar en nombre de su hermano al faraón egipcio. Y la idea central que perseguía era convencerle para que dejara en libertad al pueblo israelita.

Pero, a pesar de su labia, ... Seguir leyendo

Av. Dos #64 Col. San Pedro de los Pinos Del. Benito Juárez C.P. 03800 Tel. (55) 1054-1085 | (55) 1054-1086

© Copyright 2022. Todos los derechos reservados.
Proyecto realizado por