Catequesis Sacramental

Inscrípciones para la Catequesis de Primera Comunión o Confirmación

 

Apóyanos con tu Ofrenda

Si deseas colaborar con nosotros, y apoyar con las obras propias de la Parroquia, puedes hacernos llegar tu ofrenda.

Te lo agradeceremos de antemano, y que Dios te lo compense.

Cuenta Bancaria Banorte

 

También puedes apoyarnos con una ofrenda a través de Paypal en el siguiente botón.

Hacer una ofrenda con Paypal
Eucaristías Dominicales

Sigue la Eucaristía Dominical completa.

Lee y comparte las moniciones, antífonas, lecturas, homilías y oraciones de cada domingo y/o fiesta de guardar

Ir a las Eucaristías
Vocaciones Franciscanas

¡El Señor te llama, escucha su voz!

Conoce a las Hermanas Franciscanas de San José y su acción en el mundo.

hermanasfranciscanasdesanjose.com
Saber más

Homilía Dominical

Nuevo clasismo

25 de septiembre de 2022
XXVI Domingo Ordinario
Ciclo C

Conocemos la parábola. Un rico despreocupado que «banquetea espléndidamente», ajeno al sufrimiento de los demás, y un pobre mendigo a quien «nadie da nada». Dos hombres distanciados por un abismo de egoísmo e insolidaridad que, según Jesús, puede hacerse definitivo, por toda la eternidad.

Adentrémonos algo en el pensamiento de Jesús. El rico de la parábola no es descrito como un explotador que oprime sin escrúpulos a sus siervos. No es ese su pecado. El rico es condenado sencillamente porque disfruta despreocupadamente de su riqueza sin acercarse al pobre Lázaro.

Esta es la convicción profunda de Jesús. Cuando la riqueza es «disfrute excluyente de la abundancia», no hace crecer a la persona, sino que la deshumaniza, pues la va haciendo indiferente e insolidaria ante la desgracia ajena.

El paro está haciendo surgir un nuevo clasismo entre nosotros. La clase de los que tenemos trabajo y la de los que no lo tienen. Los que podemos seguir aumentando nuestro bienestar y los que se están empobreciendo. Los que exigimos una retribución cada vez mayor y unos convenios cada vez más ventajosos y quienes ya no pueden «exigir» nada.

La parábola es un reto a nuestra vida satisfecha. ¿Podemos seguir organizando nuestras «cenas de fin de semana» y continuar disfrutando alegremente de nuestro bienestar cuando el fantasma de la pobreza está ya amenazando a muchos hogares?

Nuestro gran pecado es la indiferencia. El paro se ha convertido en algo tan «normal y cotidiano» que ya no escandaliza ni nos hiere tanto. Nos encerramos cada uno en «nuestra vida» y nos quedamos ciegos e insensibles ante la frustración, la crisis familiar, la inseguridad y la desesperación de estos hombres y mujeres.

El paro no es solo un fenómeno que refleja el fracaso de un sistema socioeconómico radicalmente injusto. El paro son personas concretas que ahora mismo necesitan la ayuda de quienes disfrutamos de la seguridad de un trabajo. Daremos pasos concretos de solidaridad si nos atrevemos a responder a estas preguntas: ¿necesitamos realmente todo lo que compramos? ¿Cuándo termina nuestra necesidad y cuándo comienzan nuestros caprichos? ¿Cómo podemos ayudar a los parados?

 

Pbro. Jose Antonio Pagola

 

 

Apoya a la Arquidiócesis con tu diezmo En estos tiempos, ayudemos a la Arquidiócesis en sus compromisos pastorales
Sé generoso con los demás Apoya a quien lo necesita. La Arquidiócesis apoya a diversas instituciones, y con tu diezmo podrá continuar con su labor.
La cita de la semana: "Era necesario hacer fiesta y regocijarnos,<br>porque tu hermano estaba muerto y ha vuelto a la vida;<br>estaba perdido y lo he encontrado" (Lc 15, 32)

La cita de la semana

"Era necesario hacer fiesta y regocijarnos,
porque tu hermano estaba muerto y ha vuelto a la vida;
estaba perdido y lo he encontrado" (Lc 15, 32)

Santa Teresita del Niño Jesús

Fiesta: 01 de octubre

Vida

María Francisca Teresa (Santa Teresita del Niño Jesús o de Lisieux) nació el 2 de Enero de 1873 en Francia. Hija de un relojero y una costurera de Alençon. Tuvo una infancia feliz y ordinaria, llena de buenos ejemplos. Teresita era viva e impresionable, pero no particularmente devota.

En 1877, cuando Teresita tenía cuatro años, murió su madre. Su padre vendió su relojería y se fue a vivir a Lisieux donde sus hijas estarían bajo el ciudado de su tía, la Sra. Guerin, que era una mujer excelente. Santa Teresita era la preferida de su padre. Sus hermanas eran María, Paulina y Celina. La que dirigía la casa era María y Paulina que era la mayor se encargaba de la educación religiosa de sus hermanas. Les leía mucho en el invierno.

Cuando Teresita tenía 9 años, Paulina ingresó al convento de las carmelitas. Desde entonces, Teresita se sintió inclinada a seguirla por ese camino. Era una niña afable y sensible y la religión ocupaba una parte muy importante de su vida.

Vocación

... Seguir leyendo

Av. Dos #64 Col. San Pedro de los Pinos Del. Benito Juárez C.P. 03800 Tel. (55) 1054-1085 | (55) 1054-1086

© Copyright 2022. Todos los derechos reservados.
Proyecto realizado por