Apóyanos con tu Ofrenda

Si deseas colaborar con nosotros, y apoyar con las obras propias de la Parroquia, puedes hacernos llegar tu ofrenda.

Te lo agradeceremos de antemano, y que Dios te lo compense.

Cuenta Bancaria Banorte

 

También puedes apoyarnos con una ofrenda a través de Paypal en el siguiente botón.

Hacer una ofrenda con Paypal
Eucaristías Dominicales

Sigue la Eucaristía Dominical completa.

Lee y comparte las moniciones, antífonas, lecturas, homilías y oraciones de cada domingo y/o fiesta de guardar

Ir a las Eucaristías
Vocaciones Franciscanas

¡El Señor te llama, escucha su voz!

Conoce a las Hermanas Franciscanas de San José y su acción en el mundo.

hermanasfranciscanasdesanjose.com
Saber más

Homilía Dominical

El fuego traido por Jesús

14 de agosto de 2022
Domingo XX del Tiempo Ordinario
Ciclo C

Por los caminos de Galilea Jesús se esforzaba por contagiar el «fuego» que ardía en su corazón. En la tradición cristiana han quedado huellas diversas de su deseo. Lucas lo recoge así: «He venido a prender fuego en el mundo: ¡y ojalá estuviera ya ardiendo!». Un evangelio apócrifo más tardío recuerda otro dicho que puede provenir de Jesús: «El que está cerca de mí está cerca del fuego. El que está lejos de mí está lejos del reino».

Jesús desea que el fuego que lleva dentro prenda de verdad, que no lo apague nadie, que se extienda por toda la Tierra y que el mundo entero se abrase. Quien se aproxima a Jesús con los ojos abiertos y el corazón despierto va descubriendo que el «fuego» que arde en su interior es la pasión por Dios y la compasión por los que sufren. Esto es lo que le mueve y le hace vivir buscando el reino de Dios y su justicia hasta la muerte.

La pasión por Dios y por los pobres viene de Jesús, y solo se enciende en sus seguidores al contacto de su Evangelio y de su espíritu renovador. Va más allá de lo convencional. Poco tiene que ver con la rutina del buen orden y la frialdad de lo normativo. Sin este fuego, la vida cristiana termina extinguiéndose.

El gran pecado de los cristianos será siempre dejar que este fuego de Jesús se vaya apagando. ¿Para qué sirve una Iglesia de cristianos instalados cómodamente en la vida, sin pasión alguna por Dios y sin compasión por los que sufren? ¿Para qué se necesitan en el mundo cristianos incapaces de atraer, dar luz u ofrecer calor?

Las palabras de Jesús nos invitan a dejarnos encender por su Espíritu sin perdernos en cuestiones secundarias o marginales. Quien no se ha dejado quemar por Jesús no conoce todavía el poder transformador que quiso introducir él en la Tierra. Puede practicar correctamente la religión cristiana, pero no ha descubierto todavía lo más apasionante del Evangelio.

 

Pbro. Jose Antonio Pagola

 

 

Apoya a la Arquidiócesis con tu diezmo En estos tiempos, ayudemos a la Arquidiócesis en sus compromisos pastorales
Sé generoso con los demás Apoya a quien lo necesita. La Arquidiócesis apoya a diversas instituciones, y con tu diezmo podrá continuar con su labor.
La cita de la semana: "Era necesario hacer fiesta y regocijarnos,<br>porque tu hermano estaba muerto y ha vuelto a la vida;<br>estaba perdido y lo he encontrado" (Lc 15, 32)

La cita de la semana

"Era necesario hacer fiesta y regocijarnos,
porque tu hermano estaba muerto y ha vuelto a la vida;
estaba perdido y lo he encontrado" (Lc 15, 32)

San Juan Eudes

Fiesta: 19 de agosto

Vida

Nació el 14 de noviembre de 1601 en Ri, Normandía, Francia en el seno de una familia devota. Sus padres, Isaac Eudes y Martha Corbin, no podían tener hijos, por lo hicieron una peregrinación a un santuario de Nuestra Señora de Recouvrance. Así, fueron favorecidos, con siete hijos, 3 hombres y 4 mujeres, de los cuales Juan Eudes fue el mayor. Sus hermanos fueron Francisco Eudes de Mezeray, destacado historiador y miembro de la Academia Francesa y Carlos Eudes d’Houay, destacado cirujano. En su casa natal, en un letrero se puede leer «Nosotros somos tres hermanos, adoradores de la verdad: el mayor la predica, el segundo la escribe, y yo la defenderé hasta mi último suspiro».

Realiza sus estudios en el Colegio Jesuita de Caen, y entra en 1623 en la reciente Congregación del Oratorio de San Felipe Neri de Francia, introducida por el cardenal Pierre de Bérulle. Es ordenado sacerdote el 25 de diciembre de 1625 y dedica gran parte de su vida a la predicación en misiones populares.

Congregaciones

Durante sus misiones, lograba que muchas mujeres se arrepintieran de su vida de pecado,... Seguir leyendo

Av. Dos #64 Col. San Pedro de los Pinos Del. Benito Juárez C.P. 03800 Tel. (55) 1054-1085 | (55) 1054-1086

© Copyright 2022. Todos los derechos reservados.
Proyecto realizado por